MI MUNDO PATAS ARRIBA

Wen // lunes, 28 de noviembre de 2016


Todo ha cambiado. 180º
Hace poco menos de un mes llegamos a la peor situación que podía llegar a imaginar y David y yo nos separamos. Él me dejó.
El peor día de lo que llevo de vida.
Los dos llegamos a un entendimiento y acordamos que era lo mejor, otra cosa era simplemente insostenible. A pesar de todo no ha habido grandes broncas, ni terceras personas, ni nada malo entre los dos. Hemos cometido muchos errores y la relación ha ido pagando el precio y deteriorándose. Además, individualmente ambos estamos en un momento de crisis personal bastante importante y no hemos sabido gestionar todo esto.
La solución ha pasado inevitablemente por separarnos antes de acabar definitivamente mal. Es la decisión más dolorosa que he tomado en mi vida.
Aparte de David me he separado de mis perros y gatos ya que he sido yo la que se ha ido de casa. Yo no tenía trabajo y no podía mantenerla, así que ha sido una triple ruptura, me he separado de David, de mis perros y gatos y de mi casa. Mi mundo entero se ha esfumado delante de mi.
Ahora estoy viviendo en Madrid, en la ciudad, por primera vez en mi vida. Me estoy quedando temporalmente en casa de mi hermano y mi cuñada, que me están ayudando y apoyando muchísimo.
Tengo algunos amigos que me están ayudando y apoyando un montón también, y otros que bueno, no tanto.
Este blog debería morir hoy, conmigo, con la vida y la familia que siento que he perdido. Y sin embargo lo voy a mantener tal cual. Al fin y al cabo sigo recorriendo un camino, ahora más crudo que nunca.
En esta habitación, en mitad de una gran ciudad como es Madrid, comienza una nueva etapa de mi vida. Estoy tan triste todo el tiempo por dentro que no sé cómo he sido capaz de seguir adelante. Mi modo robot es una de las cosas por las que doy gracias siempre que me acuerdo, quien me saca de casi todos los entuertos en los que me meto.
Hace apenas 26 días que mi mundo se vino abajo por completo, y a día de hoy tengo un lugar temporal donde recuperarme y coger fuerzas, un nuevo trabajo no muy exigente y cerca de casa que me permita ir ahorrando y ganando independencia y un puñadito de personas que he visto que realmente me quieren y están aquí. Dentro de lo malo, no suena tan mal, verdad?
Sí, estoy rota. Por dentro siento un vacío que no me es posible describir con palabras. Donde debería estar yo, de repente no hay nada más que un dolor tan fuerte que no me deja ni respirar.
Iré despertándome cada día, trabajando, siguiendo intentando encontrar trabajo en alguna clínica veterinaria, comiendo lo mejor que pueda, y estando con gente que me quiere. Y poco a poco, al ritmo que sea, espero ir encontrando algún motor propio. Aprendiendo a vivir sola, a desarrollarme yo sola como Sarai. Sea quien sea.
No sé si voy a ser capaz de todo esto, pero lo voy a hacer.

0 comentarios